La Retroalimentación que los Docentes Necesitan

abril 15, 2019
abril 15, 2019 admin

Realmente no existe una fórmula secreta para proporcionar una mejor forma para retroalimentar a los docentes: los diferentes tipos de docentes requieren diferentes tipos de retroalimentación. Esto puede hacer que el desafío de dar una retroalimentación adecuada pero constructiva sea difícil para quienes la brindan. La enseñanza puede sentirse como un esfuerzo muy personal e incluso privado para los docentes, por lo que cualquier comentario o crítica sobre la instrucción puede sentirse más personal de lo que probablemente debería. Sin embargo, la retroalimentación es crítica para que los docentes la tengan. Sabemos que sin una retroalimentación efectiva, es muy difícil mejorar de manera significativa. A pesar de que algunos docentes pueden no estar cómodos o acostumbrados a recibirlo, todavía lo necesitan para mejorar su práctica. ¿Cuáles son esas formas en que podemos proporcionar comentarios que funcionen para los diferentes tipos de docentes? Sin un modelo de talla única, puede parecer una tarea imposible.

La Importancia de una Mentalidad de Crecimiento

Para empezar, es importante asegurarse de que todos los adultos en el colegio tengan una mentalidad de crecimiento. Esto debería estar firmemente establecido y los administradores deberían asegurarse de que existe una comprensión funcional de lo que realmente significa una «mentalidad de crecimiento». Al tener esto en su lugar, ayuda a crear el deseo de recibir retroalimentación desde el punto de vista del docente. Los docentes que quieran crecer desearán retroalimentación para mejorar. También es fundamental mantener el enfoque en un objetivo común. Si hay claridad en torno al concepto central que los docentes están trabajando para mejorar, esperarán obtener retroalimentación sobre ese concepto. Por ejemplo, un director puede describir un plan para aumentar las interacciones positivas entre los docentes y los estudiantes. Luego, cuando el director le da su opinión al docente sobre esto, no se siente como un ataque, sino más bien como un comentario (monitoreo del progreso, si lo desea) sobre el objetivo común que se establece. Esto se puede describir como una comunicación desde un tercer punto de vista, una que no está en manos del docente, ni del administrador. Puede ser un punto de datos o un video de una lección. Es un dato objetivo que puede ser referenciado por ambas partes para discutir el progreso hacia una meta.

Encontrar el Modelo Correcto

Incluso con estas estrategias sobre cómo proporcionar mejores datos, todavía debe haber una relación central entre la persona que da los comentarios y la persona que los recibe. Del mismo modo debe existir un respeto mutuo entre docentes y estudiantes para que se produzcan buenos comentarios, lo mismo es cierto para los docentes. Si la persona que recibe la retroalimentación no confía en la persona que la da o cree que tiene su mejor interés en el corazón, la retroalimentación puede caer en oídos sordos. Aquellos que brindan retroalimentación deben tener sólidas relaciones de trabajo basadas en la confianza con aquellos a quienes están brindando retroalimentación. También es muy importante diferenciar la retroalimentación para diferentes tipos de docentes. Los docentes nuevos y veteranos requieren un tipo de enfoque muy específico. Los docentes de primaria probablemente tienen una necesidad diferente de retroalimentación que los docentes de secundaria. A algunos docentes les encanta recibir comentarios y otros son más vacilantes. En cierto modo, esto vuelve a tener una relación de confianza. El administrador o entrenador debe conocer al docente lo suficientemente bien como para comprender el tipo de comentarios con los que se beneficiarán más. Esto no significa que los docentes que no aprecian la retroalimentación todavía no necesiten escucharla. Algunos docentes responden mal porque no quieren mejorar o cambiar (observa el párrafo sobre la mentalidad de crecimiento). Todos los docentes necesitan comentarios, algunos solo los necesitan por formas o métodos diferentes a los demás. Finalmente, debemos considerar la pregunta de qué tipo de retroalimentación realmente ayudará al docente a mejorar. Al igual que con los estudiantes, los comentarios deben ser inmediatos, claros, frecuentes y directos. Esta es la desventaja de la mayoría de las herramientas de evaluación: puede haber días o incluso semanas entre la observación real y la retroalimentación proporcionada. El mejor modelo para proporcionar comentarios es entrenar junto con el docente. Este tipo de retroalimentación de enseñanza mueve la aguja más que cualquier otra. El entrenamiento de lado a lado proporciona a los docentes comentarios en tiempo real y la capacidad de reflexionar y corregir de inmediato cuando surge algo. Esto puede ser intenso para el entrenador y el docente, y a veces puede ser un poco incómodo, pero tiene excelentes resultados y ayuda a cambiar las prácticas más rápidamente. Dar retroalimentación a los docentes no es un proceso simple. Al conocer al docente, sus fortalezas, necesidades, disposición para mejorar y estilo de enseñanza, es posible mejorar la instrucción de manera significativa.

¿Quieres conectarte con compañeros educadores para discutir temas como este? Considera unirte a MimioConnect™, una comunidad de enseñanza interactiva, donde encontrará planes de lecciones y contenido, foros para discusiones y respuestas a tus preguntas de Mimio Masters.

CONTÁCTENOS

Favor llamarnos o escribirnos si tiene alguna consulta o interés en nuestros servicios y productos.