Las Complejidades del Mundo de la Educación

abril 15, 2019
abril 15, 2019 admin

Las-Complejidades-del-Mundo-de-la-Educación Ser docente es el trabajo más complejo. Los desafíos y el estrés de la posición requieren que los docentes posean una capacidad asombrosa para manejar muchos factores dinámicos a la vez. Uno de los mejores ejemplos de esto son los simulacros de emergencia que hoy en día los colegios realizan dentro del horario escolar. En el colegio donde estoy, hace un par de años hubo un simulacro de incendio todos los meses, y estoy seguro que así lo hacen los colegios donde se encuentre cada, en los Estados Unidos tenemos simulacros de tornados, pero sé que en sus países hay simulacros de terremotos u otros desastres naturales. En los Estados Unidos, la legislatura aprobó recientemente nuevas pautas que requieren diferentes tipos de simulacros. Además de los simulacros de incendios y tornados, ahora se supone que debemos realizar simulacros de intrusión, refugio en el lugar, evacuación y reubicación fuera del sitio. Y aunque todos son importantes para conocer cómo llevarlo a la práctica, ha habido una gran cantidad de complejidad con muchos de estos ejercicios. Esta complejidad es un desafío y más estrés para los docentes.

Cambios en las Necesidades de los Estudiantes

Hay otras tantas áreas que han seguido un patrón similar de complejidad creciente en los últimos diez o veinte años. Las necesidades de los estudiantes se han vuelto más complicadas: las alergias han aumentado, el número de estudiantes que aprenden inglés por primera vez ha aumentado y los estudiantes con necesidades de comportamiento más dramáticas han aumentado. Para un docente con un aula promedio de 20 alumnos, es probable que haya 20 conjuntos diferentes de necesidades y expectativas para los alumnos y sus padres. Además de los los cambios a quienes enseñamos, hemos visto muchos cambios en lo que enseñamos. Las opciones para el currículo eran mucho más sencillas hace 20 años. Los colegios adoptarían un plan de estudios y tendrían nuevos libros de texto y tal vez libros de trabajo para los estudiantes. Ahora, adoptar un plan de estudios a menudo incluye los libros de texto y consumibles tradicionales, pero también tiene un componente en línea para el estudiante, un componente en línea para el docente, herramientas de evaluación, estrategias para los estudiantes del idioma inglés y opciones de diferenciación a través de materiales nivelados. El desarrollo profesional para una nueva empresa como esta es importante, pero requiere mucho tiempo debido a lo complejo que se ha vuelto todo. La tecnología también ha impulsado este aumento de la complejidad. Los docentes no solo tienen que administrar su propio dispositivo, sino que también tienen dispositivos para estudiantes en el aula. Esto sin mencionar los teléfonos que los estudiantes probablemente traen al aula, junto con las cuentas de redes sociales de los docentes, los libros de calificaciones en línea, la actualización de la página web de la clase y la participación en un chat de Twitter por la noche.

¿Cómo Podemos Ayudar a los Docentes de Hoy?

Enseñar siempre ha sido un trabajo difícil, pero nunca ha sido más complejo de lo que es hoy. ¿Y qué significa todo esto para los docentes? ¿Existen opciones para ayudar a simplificar esto o es solo la nueva normalidad para lo que se requiere de los docentes? La respuesta, por supuesto, es compleja. Hay algunas áreas que son necesarias para los docentes: requisitos de IEP (por sus siglas en inglés: Programa de Educación Individualizado), satisfacer las necesidades de alergia de los estudiantes y las expectativas del gobierno federal o estatal (como simulacros de intrusos). Estos no hacen que el trabajo de un docente sea más sencillo, pero son muy importantes para que un docente se asegure de que esté ocurriendo, cuándo y cómo se supone que deben hacerlo. Este tipo de complejidad proviene del exterior de la escuela y es muy difícil cambiar la forma en que afecta a nuestras escuelas.

Pero si eliminamos todos los factores externos de la ecuación, ¿qué nos queda para poder controlar e impactar?

A medida que repasamos los pocos elementos que he enumerado aquí, para cada uno, creo que es posible una mayor simplicidad. La tecnología puede ayudar a los docentes a ser más eficientes y simplificar sus vidas, pero solo ciertos tipos de tecnología. Los docentes se hacen chiquitos con las publicaciones en las redes sociales, por lo que, en mi opinión, es un buen lugar para comenzar a simplificar, reduciendo o publicando menos. Pero con otras áreas de la tecnología, apoyarse, en realidad puede ayudar a largo plazo. Los docentes que usan un sistema de evaluación automatizado que les ayude a puntuar las tareas y proporcionar comentarios, encuentran que hace que la calificación sea más rápida y más eficiente. Una herramienta como el sistema de evaluación MimioVote™ requiere cierta capacitación desde el principio, pero una vez que está en su lugar, puede hacer la vida del docente mucho más fácil. La tecnología también puede ayudar a los docentes a diferenciarse en el aula para ayudar a satisfacer las diferentes necesidades de los alumnos. Estas son solo algunas de las formas en que la tecnología puede ayudar a simplificar el complejo trabajo de la enseñanza. Como docentes que son parte del sistema, debemos reconocer que esta complejidad pone a prueba al docente. Se les pide a los docentes que manejen numerosos problemas de instrucción, currículo y comportamiento a lo largo del día, mientras que también deben considerar múltiples facetas de la seguridad escolar para proteger su clase. Es mucho para manejar. Simplificar siempre que sea posible es una gran idea, pero más que nada, los docentes necesitan el apoyo de los administradores para priorizar y administrar sus tareas y contar con la tecnología que necesitan para hacer su trabajo más simple y mejor que nunca.

¿Desea recibir más tips de enseñanza, tendencias educativas y más directamente en su bandeja de entrada? ¡Suscríbete al blog de Educadores hoy!

CONTÁCTENOS

Favor llamarnos o escribirnos si tiene alguna consulta o interés en nuestros servicios y productos.