Apoyar a los Buenos Docentes a Convertirse en Grandes Docentes

abril 8, 2019
abril 8, 2019 admin

  Proporcionar retroalimentación a los docentes puede ser una perspectiva difícil a veces. La enseñanza, y la instrucción en particular, es una empresa muy personal. Levantarse frente a un aula con niños nos hace sentir mucho nervio al principio, por lo que a medida que los docentes se van acostumbrando cada vez más, tienden a estar cada vez más fijos en su enfoque. Esta es una generalización, por supuesto, no todos los docentes son así. Algunos de los mejores docentes con los que he trabajado me han compartido sus comentarios y me encantan; trabajo duro para reflexionar y mejorar su instrucción.

Entonces, para estos docentes, ¿cómo pueden los directores y entrenadores ayudarlos a mejorar aún más? Aquí hay algunas sugerencias:

  • Haz una Lluvia de Ideas y Genera Ideas: una simple sesión de coaching con un docente es un buen lugar para comenzar, ya que buscan mejorar. He usado un modelo en el pasado donde reflexionamos sobre cuatro aspectos diferentes del aula: el entorno, el alumno, el plan de estudios y la instrucción. Al revisar cada uno de estos, los docentes pueden ver áreas de fortaleza y áreas en las que un enfoque específico podría ser de gran ayuda.
  • Colaborar en un Área de Enfoque: En mi opinión, el área de enfoque para un docente debe provenir de ellos. Es posible que no vean todos los puntos ciegos en el aula, pero con un poco de tiempo para reflexionar, los docentes generalmente pueden determinar algo sobre lo que quieren comentarios. Esta es una distinción importante para aquellos de nosotros que proporcionamos retroalimentación. No es necesariamente un área de debilidad para un docente: he tenido docentes que me han pedido antes que venga a ayudarles con un nuevo producto de tecnología que quieren usar o comentar sobre un estudiante en el aula. Estas cosas no son necesariamente malas, sino que son áreas en las que el docente considera que la retroalimentación les ayudará a mejorar. Recuerda, aquí estamos hablando de buenos y excelentes docentes que probablemente han aprendido a manejar las debilidades que tienen. Para los docentes más nuevos o los que tienen dificultades, los comentarios deben ser más específicos y directos.
  • Proporciona un Espejo para Esa Área de Enfoque: después de que el docente haya elegido un área de enfoque, trata de no convertirte en un experto que esté observándolo. Simplemente proporcionando un espejo para el docente, puedes ayudarles a mejorar. Dale retroalimentación objetiva al docente sobre lo que ve, cómo va y cómo responden los alumnos. Si es apropiado, puede proporcionar algunas preguntas ingenuas acerca de lo que está sucediendo para estimular el pensamiento del docente que está recibiendo la retroalimentación. Un ejemplo es: “¿Por qué agrupaste a los estudiantes como lo hiciste?” No hay una respuesta correcta; es simplemente para que el docente piense por qué hicieron algo de cierta manera.
  • Conviértete con Marie Kondo de Educación: Si no has visto Tidying Up with Marie Kondo / A Ordenar con Marie Kondo) en Netflix, es posible que no entiendas la referencia. Marie Kondo es una mujer japonesa que visita las casas para ayudarles a limpiar y ordenar sus casas. Gran parte de lo que comparte en el programa es útil para los propietarios, pero parece ser de sentido común desde el exterior. Sus simples sugerencias de desechar cosas, cosas que no usamos, tienen un gran impacto en las personas que están organizando. Creo que el verdadero poder en lo que hace es que simplemente está proporcionando un segundo par de ojos en el hogar. Ella sugiere mover un estante para crear más espacio para algo y parece una obviedad, pero para la gente que vive en el hogar durante todos esos años, nunca pudieron “verlo”. Esto es lo que los comentarios externos pueden proporcionar a los docentes: simplemente un segundo par de ojos en el aula para ayudarlos a “ver” cosas que podrían mejorarse. No todas las sugerencias funcionan para todas las personas, pero en general, obtener retroalimentación desde el nuevo punto de vista es tremendamente útil.
  • “Agita la Olla” de Habilidades de Instrucción en el Colegio: Hace poco asistí a una capacitación y usamos una estrategia de colaboración llamada “agitar la olla”. Después de un período de tiempo establecido, cada grupo se mueve en el sentido de las agujas del reloj a otro grupo. En la siguiente rotación, otra persona se movería de nuevo. Esto creó una “agitación” en la sala donde los grupos siempre tenían nuevas ideas inyectadas en ellos. Esto también puede suceder fácilmente en una escuela.

Estas son solo algunas ideas para ayudar a nuestros mejores docentes a ser aún mejores. Parte de lo que hace grande a un docente es su capacidad de reflexionar para mejorar continuamente. Al proporcionar una estructura a este ciclo de mejora, los docentes pueden maximizar su aprendizaje y mejorar su impacto.

¿Quieres conectarte con compañeros educadores para obtener nuevas ideas, planes de lecciones y tips de enseñanza? ¡Únete a MimioConnect™, una comunidad de enseñanza interactiva!

CONTÁCTENOS

Favor llamarnos o escribirnos si tiene alguna consulta o interés en nuestros servicios y productos.